Ir al contenido principal

Código Deontológico

A continuación puede consultar el Código Deontológico por el que se rige nuestra Asociación.

TITULO I: Disposiciones Generales
Artículo 1º: El presente Código recoge las reglas de conducta profesional que deben regir el actuar profesional del criminólogo.
Artículo 2º: La actividad profesional del criminólogo se regirá, en todo caso, por los principios constitucionales.
Artículo 3º: Sin perjuicio de lo anterior, se tendrá en cuenta los usos y costumbres sociales del lugar de actuación. Respetando, de existir, las normas de Derecho civil foral.
Artículo 4º: El criminólogo, en su actuación profesional, rechazará todo tipo de impedimentos o trabas a su independencia profesional o al libre ejercicio de su profesión, dentro del marco de derechos y deberes recogidos por la Constitución y las leyes y por este Código Deontológico.

TITULO II: Principios Generales
Artículo 5º: El ejercicio de la profesión se ordena en el marco de los derechos constitucionales de respeto a la vida, dignidad y libertad personal y se rige por los principios de respeto a la persona y protección de los derechos humanos.
Artículo 6º: El criminólogo, en su actuar profesional, no llevará a cabo o colaborará en acciones u omisiones que atenten de cualquier forma contra los derechos de la persona. Debiendo poner en conocimiento del órgano correspondiente las que viera.
Artículo 7º: El criminólogo no aprovechará, para lucro personal o de terceras personas, su posición ante los clientes.
Artículo 8º: En el ejercicio de su profesión, el criminólogo, evitará el uso de conceptos o etiquetas que pudieran suponer discriminación.
Artículo 9º: El criminólogo nunca realizará maniobras de captación dirigidas a asegurarse ciertos casos; ni procederá de forma que se asegure el monopolio profesional en alguna de las áreas objeto del trabajo del criminólogo.
Artículo 10º: En una Institución Pública no se aprovechará de su situación para la derivación de casos a la esfera privada.
Artículo 11º: El criminólogo no prestará su título apersonas ajenas a la Criminología ni colaborará en este tipo de actuaciones, denunciando aquéllas de las que tuviera conocimiento.
Artículo 12º: Tampoco participará en actuaciones vanas o engañosas o que pudieran desacreditar a la Criminología como Ciencia.
Artículo 13º: En su actuar profesional, el criminólogo será imparcial, ante cualquier tipo de intereses contrapuestos que pudieran aparecer.
Artículo 14º: La prestación de servicios en una institución pública o privada, no exime de dar la consideración, respeto y atención a las personas, aunque puedan entrar en conflicto con la Institución, siendo su valedor ante las autoridades de ésta, en los casos en los que legítimamente proceda.

TITULO III: De la competencia profesional y de la relación con otros profesionales
Artículo 15º: La autonomía e independencia regirán las relaciones laborales y profesionales del criminólogo.
Artículo 16º: El criminólogo estará obligado a tener la cualificación profesional más indicada para el trabajo a desarrollar; no aceptando trabajos para los que no esté suficientemente cualificado.
Artículo 17º: El ejercicio profesional de la Criminología no será mezclado con otras prácticas ajenas a los fundamentos científicos de la Criminología.
Artículo 18º: Antes de aceptar un caso deberá tener en consideración los límites de sus aptitudes, de sus conocimientos y de los medios de que dispone.
Artículo 19º: Deberá abstenerse de ejercer cuando ser susceptible de comprometer la calidad e independencia de sus servicios.
Artículo 20º: Todo profesional de la Criminología se abstendrá de utilizar medios o procedimientos insuficientemente contrastados.
Artículo 21º: Antes de iniciar la recogida de datos del cliente, el criminólogo le informará de los objetivos que se persiguen con la obtención de aquéllos y del empleo que se hará de los mismos. Asimismo, le informará de la relación establecida, los problemas que se abordarán, los objetivos a conseguir, los métodos y técnicas a utilizar y cualquier otra información que, a juicio del criminólogo, sea susceptible de influir en el cliente.
Artículo 22º: En caso de menores de edad o legalmente incapacitados se informará a sus tutores o representantes legales.
Artículo 23º: Todo el material y la documentación recogida durante la investigación  será estrictamente confidencial y de uso exclusivo del equipo de trabajo. Bajo ninguna circunstancia se usarán para obtener un beneficio directo o indirecto para sí o para un tercero.
Artículo 24º: No desacreditará a otros colegas por que pertenezcan a otras Escuelas Criminológicas o porque usen otros métodos diferentes.
Artículo 25º: Respetará, asimismo, a los demás profesionales de otras disciplinas científicas.

TITULO IV: DE LA ACTUACIÓN PROFESIONAL
Artículo 26º: El criminólogo rechazará prestar sus servicios cuando tenga la certeza de que serán utilizados contra los legítimos intereses de la persona, la colectividad o las instituciones. O puedan ser atentatorios contra los derechos de las personas.
Artículo 27º: Dará por terminada su intervención al alcanzar los objetivos propuestos o, sí transcurrido un plazo de tiempo tiene la seguridad de que no los va a alcanzar.
Artículo 28º: No se restringirá la libertad del cliente de desistir en la actuación profesional o de acudir a otro criminólogo.
Artículo 29º: El criminólogo sólo podrá cesar en la prestación del servicio a su cliente en los siguientes casos:
         a.- Pérdida de confianza del cliente.
         b.- Pérdida de confianza hacia el cliente.
         c.- La no obtención de resultados dentro de un plazo razonable de tiempo.
Artículo 30º: Podrá negarse, en todo caso, a simultanear su actuación con la de otro profesional. Asimismo, no se inmiscuirá en la actuación profesional de otros criminólogos.
Artículo 31º: El criminólogo, en el ejercicio de sus funciones, se abstendrá de emitir juicios de valor u opiniones personales.
Artículo 32º: Asimismo, se abstendrá de participar en aquéllas actuaciones en las que su papel y función sean ambiguos o equívocos.
Artículo 33º: En el ámbito de su actuación profesional se abstendrá de garantizar la eficacia o el éxito de una intervención criminológica específica.
Artículo 34º: En el caso de que el servicio se preste para la Administración Pública, algunas de las disposiciones anteriores podrán verse matizadas, modificadas o dejadas si efectos por razones obvias de dependencia.
Artículo 35º: En todo, y en relación con lo anterior, se respetarán los derechos de las personas objeto de la actuación (siempre y cuando no estuvieran afectados por el fallo condenatorio). Se informará, sin embargo, de todos los extremos de la actuación a la persona objeto de la misma.
Artículo 36º: Cualquier programa, método o técnica que se lleve a cabo deberá ser autorizada, en todo caso, por la persona sobre la que recae.
Artículo 37º: Los Informes Criminológicos, en todo caso, deberán expresar:
            a.- La identificación del profesional que lo emite.
            b.- El alcance y la limitación.
            c.- El grado de certidumbre sobre su contenido.
            d.- Su carácter temporal o indefinido.
            e.- Las técnicas utilizadas y los resultados con ellas obtenidos.
            f.- Otros profesionales participantes en su elaboración.

TITULO V: De la obtención y uso de la información
Artículo 38º: En su actuar profesional, el criminólogo, sólo recabará aquella información necesaria para el ejercicio de sus funciones. Tendrá, en todo caso, un escrupuloso respeto al derecho a la intimidad, honor y propia imagen.
Artículo 39º: Toda la información obtenida estará sujeta al secreto profesional que sólo podrá ser levantado por autorización expresa del cliente. Sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 34 y 35 del presente Código.
Artículo 40º: Los registros, por cualquier medio técnico, de las actuaciones profesionales, sobre una determinada persona, deberán gozar de una especial protección por parte del criminólogo, debiendo ser entregados, al cesar en su actividad, al organismo colegial creado al efecto, o al Ministerio de Justicia para su destrucción.
Artículo 41º: El fallecimiento del cliente o la desaparición del organismo que encargó la actuación, no liberará al criminólogo de lo dispuesto en el artículo anterior.

TITULO VI: De la Investigación y Docencia
Artículo 42º: Todo criminólogo procurará contribuir, en cuanto le sea posible, al desarrollo de la Ciencia y de la profesión.
Artículo 43º: La investigación científica deberá salvaguardar los derechos y libertades de las personas objeto de la misma, contándose con su autorización para llevarla a cabo.

TITULO VII: De la publicidad y honorarios
Artículo 44º: La publicidad del criminólogo, por cualquier medio, se limitará a:
            a.- Nombre y número de inscripción en la entidad profesional.
            b.- Título que le acredita en su actuar profesional.
            c.- Ámbito profesional de actuación.
Artículo 45º: No participará en campañas publicitarias personales; aunque sí podrá participar en aquéllas de asesoramiento e información a la población con fines preventivos o sociales.
Artículo 46º: En el ejercicio de su profesión, el criminólogo evitará la competencia desleal con sus homólogos y se abstendrá de aceptar retribuciones económicas que signifiquen una desvalorización de la profesión.
Artículo 47º: Sin perjuicio de lo anterior, podrá, excepcionalmente, prestar sus servicios de forma gratuita a clientes sin recursos económicos y con necesidad de obtener dichos servicios.
Artículo 48º: Se informará, detalladamente, de la cuantía de los honorarios, antes del inicio de la actuación. Estos honorarios no estarán supeditados al logro de un determinado objetivo.

TITULO VIII: Garantías en el ejercicio de la profesión
Artículo 49º: La Comisión Deontológica velará por la aplicación del presente Código, que será de obligado conocimiento por parte de todos los miembros de la entidad.
Artículo 50º: Las infracciones a las normas del presente Código serán resueltas según el Reglamento de Régimen Interno.
Artículo 51º: La entidad profesional garantiza la defensa de aquéllos colegiados que se vean amenazados o atacados en el ejercicio de su profesión.